Julio Abad Saiz

Escultor

Nacido en Cuenca en 1949, Julio Abad Saiz se define como un escultor figurativo autodidacta que desde muy pequeño se interesó por el arte en sus más diversas formas. Ya a edad muy temprana comenzaba a dibujar los personajes de las películas que veía en el cine. Durante la adolescencia, comenzó a destacar en la asignatura de dibujo mientras desarrollaba sus destrezas en esta disciplina. Sin embargo, quedó fascinado al contemplar como un escultor moldeaba el barro con sus manos. Es este el momento en el que entra por primera vez en contacto con la escultura y descubre su habilidad para dar forma a los volúmenes. Aparcada la pintura, Julio Abad Saiz realiza su primera escultura en la academia Granero de Cuenca; un busto de una compañera de dicha academia. Tras esta obra inicial, y después de realizar un curso de elaboración de moldes en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid, desarrolla su gusto por el retrato y la figura humana influenciado por escultores clásicos como Miguel Ángel, Bernini o Mariano Benlliure  e imagineros conquenses como Leonardo Martínez Bueno o Luis Marco Pérez. A lo largo de estos años ha realizado diversas exposiciones tanto individuales como colectivas por toda Castilla la Mancha, así como numerosos encargos para cementerios y la ciudad de Cuenca.